Andrés Romero: Biobío no solo genera, también innova

Facebooktwitterlinkedin

“Biobío no es solo generadora, es también una región que innova”, destacó Andrés Romero, director ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, al referirse a la importancia de foros internacionales como Biobío Energía, que exitosamente cerró su sexta versión el 19 de octubre.

Romero recibió a Revista Energía en su oficina central en pleno corazón administrativo de Santiago. A pesar de su apretada agenda, tuvo tiempo para contestar las preguntas, especialmente, relacionadas con la región del Biobío y su futuro.

Revista Energía (RE):  Biobío Energía 2017 es uno de los principales encuentros de energía en el país, pues es uno de los pocos que reúne los sectores privado, público, academia y comunidades, como instancia de negocio y generación de políticas públicas, ¿cuál es su opinión sobre la relevancia que Biobío Energía se realice en una región que, históricamente se destaca por su producción energética?

Andrés Romero (AR): En primer lugar quiero destacar que en los últimos tres años le hemos propuesto al sector un dialogo cooperativo y participativo de tal manera que las soluciones a los problemas los encontremos con todos los actores.

Destaco este tipo de foro que integra al sector publico, privado, la academia, las comunidades, pues es un modelo que hemos planteado al sector energético para ir buscando una solución a los problemas que teníamos hace tres años atrás.

Creemos que este modelo tiene que seguir. Si bien es cierto hemos sido los niños malos de la economía tiempo atrás, pasamos a ser los niños buenos, los que hemos buscado soluciones, hemos innovado y, entre otras razones, el que hayamos puesto de acuerdo al sector publico y privado mediante un diálogo facilitado por diversas instancias, como lo es Biobío Energía por ejemplo, y es la tónica con la que tenemos que seguir trabajando en los próximos años.

El segundo elemento, quiero destacar que Biobío no solamente es una región generadora de energía, sino que es una región muy innovadora en la forma como estamos enfrentando los problemas de energía. Destacamos por ejemplo, como los clientes libres se pusieron de acuerdo motivados por la autoridad de la zona  (Seremi de Energía) que,  de manera inédita lograron un poder de compra, juntando a varios clientes libres de la región, licitaron y obtuvieron precios muy destacados que cambiaron bastante la configuración de los contratos. Y esta iniciativa produjo que otras regiones comenzaran  a mirar esta experiencia. Quiero destacar también que es una región de alta productividad que tiene una alta demanda, que sus clientes libres son importantes, pues son grandes consumidores de energía, y no se han quedado estancados, por el contrario, en un esfuerzo público y privado han ido movilizando y generando  una dinámica de mercado que es muy interesante y en algunas regiones, como lo mencioné antes, lo están copiando.

Entonces, creo que el debate no solamente debe hacerse en Santiago, se tienen que hacer en la región y sin lugar a duda Biobío es una de las mas importantes en energía, y no solo por lo que genera, sino también por lo que consume.

RE: Aproximadamente el 50% de la inversión extranjera en Chile ha tenido como destino el sector de la energía, e incluso superó a la minería el año 2016, ¿ve usted en la realización de la Sexta Versión de Biobío Energía oportunidades para el país en este sector, considerando lo diverso que es la actividad económica y la geografía del país? O ¿considera que la concentración de inversiones seguirá aumentando solo en el norte?

AR: Creo que Chile tiene una enorme oportunidad de ser un gran productor de energía limpia, económica y segura en el contexto de la región latinoamericana. Tenemos abundante recurso solar en el norte y buena parte del país; recurso hídrico de Maule al sur, especialmente Biobío; recurso eólico, y nuestra vocación como país no es solamente mirar hacia nuestro territorio sino también a Latinoamérica.

Actualmente, estamos estudiando con el gobierno argentino, cinco interconexiones. Una de ellas en la región del Biobío. Por lo tanto, creo que los potenciales de desarrollo, además que ahora tenemos un sistema integrado desde Arica a Chiloé, están en todas las regiones del país. Debemos aprovechar las fortalezas de cada región (…) La verdad que cada región tiene que evaluar sus fortalezas y a partir de ellas, crear una dinámica económica no solamente para la región o el país sino para el resto de Latinoamérica.

RE: De esas cinco interconexiones que mencionó con Argentina, ¿dónde estaría la que evalúan para la región del Biobío?

AR: Estamos analizando alternativas de interconexión, no es proyecto aún. Es una iniciativa para fomentar un intercambio robusto de electricidad con Argentina, qué niveles de interconexión deberíamos tener y dónde deberían estar, como también, fortalecer las que existen y hacer otras. Como dije, se está evaluando técnicamente. Y no sería solo al norte, también en el centro, en la región del Biobío y otras. Ya tenemos  interconexión gasífera, así que podemos tener interconexión eléctrica.

RE: Si en próximas licitaciones participaran empresas chinas, que son grandes inversores en renovables, ¿considera que existe la posibilidad de que bajen aún más los precios?

AR: A nosotros no nos gusta hablar de precios. No hacemos predicciones. El mercado está favoreciendo la máxima competencia y cuando es competitivo y sano, finalmente el precio será el mejor que  un mercado competitivo podrá ofrecerle a los consumidores. Por lo tanto, nos alegraría que hayan empresas chinas, las que estén en nuestro país, pues es un proceso interesante. Y las empresas que ya están sigan invirtiendo en el país.

El gran problema que tuvimos en el pasado fue que no teníamos competencia y la falta de competencia en una economía de mercado es solo malas noticias para los consumidores. En la medida que el mercado sea robusto, sano y competitivo, vamos a ofrecer buen precio al país. La tendencia internacional es que ERNC siguen bajando sus precios y no solamente el precio, también mejoran su eficiencia. Por lo tanto la trayectoria que están viendo todos los analistas es que vamos a seguir viendo y batiendo récord en el mundo en tecnologías renovables.

RE: Considerando que las renovables han tomado el mercado energético nacional ganando dos veces las licitaciones, ¿existe alguna opción de aumentar o incluir en futuras compras de energía, requisitos a los participantes, como almacenamiento de renovables, por ejemplo?

AR: La ley es bastante explícita en destacar los objetivos que debe perseguir una licitación. Mirando los objetivos de seguridad de suministro, de eficiencia económica, de diversificación del suministro eléctrico usted va a tener que diseñar una licitación con determinadas características. Como lo hemos dicho en reiteradas ocasiones  si es que en algún momento la CNE estuviera detectando un déficit o problema de seguridad de suministro en el mediano o largo plazo, por cierto tendríamos que diseñar licitaciones que aseguraran que los proyectos que se van a desarrollar le otorguen firmeza a nuestra matriz de generación. Si es que nosotros viéramos un problema de diversificación y no cumplimos las metas de renovables con lo que se comprometió el país (que se logrará antes de lo previsto), también generaríamos una licitación que nos asegurara más las renovables.

Si no hay ninguno de esos factores, nos tenemos que concentrar en lo económico y en ese sentido  creemos que los esquemas que hemos propuesto en las licitaciones con bloques horarios, con bloques trimestrales esquemas de 24 horas, anuales, son esquemas que facilitan y permiten la máxima eficiencia económica en el desarrollo de los precios.

Por lo tanto, si estuviéramos viendo problemas de seguridad y diversificación, en ese caso podríamos diseñar una licitación que estableciera ciertos elementos que aseguren el suministro, como obligar a algún tipo de almacenamiento, por ejemplo.

RE:  A corto plazo, ¿visualiza usted la opción de un Chile con más electro movilidad (transporte público y/o privado)?

AR: Lo creo. Es indudable que chile tiene enormes recursos naturales, enorme potencial solar, mareomotriz (aún no muy desarrollado), potencial eólico (menos que Argentina), tiene potencial hidráulico (menor que Brasil, Paraguay o Ecuador), entonces la respuesta es sí.

Lo que visualizamos, mas que hablar de potencia energética, lo que tenemos que visualizar a futuro es una alta integración de los sistemas eléctricos en Latinoamérica para lograr máxima flexibilidad y complementariedad en el funcionamiento de los sistemas eléctricos.

El cambio climático esta generando variaciones en el comportamiento de clima que todo los expertos han señalado, habrán sequias, inundaciones, entre otras catástrofes, y lo que los foros internacionales comienzan a hablar es que los países tendrán momentos malos y buenos en energía, entonces por ejemplo ,Chile podría proveer a Brasil en algún momento y Brasil ahorrar agua en el momento que el sol alumbra en Chile y utilizar esa agua ahorrada cuando el sol no está. A su vez, el viento fuerte en la Patagonia argentina, fuente importante de energía, puede inyectar a Chile y viceversa.  Lo que se habla hoy en día es de un sistema de flexibilidad y complementariedad  y para eso la integración de las redes es esencial y es una agenda que los distintos líderes en la región se han comprometido a desarrollar. Esto quedó plasmado en el a reunión del clima y la energía que se realizó en Chile en agosto reciente.

RE: ¿Considera usted que hay madurez en Latam para romper las barreras de los países, muchas de desconfianza y/o culturales?

AR: Desde mi experiencia en foros internacionales, creo que hemos mutado de manera buena, desde un discurso de países exportadores a países importadores. “Yo necesito energía, Perú mándame energía”. Pasamos a un discurso ya muy distinto donde la integración de un sistema eléctrico pasa a ser una necesidad de los sistemas, pues una inyección de mas renovables va a exigir una interconexión eléctrica. Además que pasa a ser una necesidad de complementariedad y beneficios para los ciudadanos de los distintos países de la región, porque van a poder acceder a energía mas limpia y barata. Fue satisfactorio mostrar que todos los lideres Latam pusieron énfasis en la integración bajo estos conceptos. Dejemos de hablar de lo que sería bueno, acá hay una necesidad técnica y la tenemos que resolver pronto porque los sistemas requieren flexibilidad y una opción es esta. La complementariedad está comprobada. Además, a Chile le va a convenir pues en algún momento va a necesitar de otros países y en otros momentos va a ser aportador. Acá no hay país que solo gane o solo pierda. Todos ganan con la integración y eso es una noticia nueva y está calando fuerte en el mundo político. Nunca ha habido una voluntad política tan fuerte de integración eléctrica como la que tenemos hoy con Argentina o con Perú para avanzar en la interconexión corta entre Tacna y Arica. De hecho ya se está discutiendo con las autoridades peruanas por un modelo regulatorio para ellos.

RE: Al interior de la CNE se está trabajando en cambios en cierta normativa, entre ellas, relacionado a técnica de seguridad y calidad del servicio, ¿surge esto debido a lo ocurrido en julio 2017?, ¿existe un plan de que Chile pueda tener una red 100% segura en los próximos años?, ¿hay una meta para eso?, ¿está listo todo para la interconexión general el mes siguiente?

AR: No es una agenda que surja después de los acontecimientos que ocurrieron en julio pasado, tanto así que el foco en la calidad está puesta en la agenda de energía desde el 2014 y ¿por qué?. Porque tenemos problemas de calidad no solo en distribución, sino también en transmisión. Por eso un foco de este gobierno fue cambiar la ley de transmisión. Sabíamos que buena parte de la interrupción de suministro eléctrico está asociado a problemas de transmisión zonal y para eso un artículo transitorio, publicado en agosto de 2016, autorizó un plan de expansión para fortalecer las redes. Ese plan ya se dictó y estos próximos meses vamos a tener licitaciones de proyectos de transmisión por más de 700 millones de dólares para fortalecer las redes de transmisión zonal. Por lo tanto, en materia de transmisión era un diagnóstico conocido y hemos dado pasos agigantados en esa materia.

En distribución estamos trabajando la norma técnica de calidad desde julio 2016, un año antes que sucedieran estos acontecimientos. Por lo tanto, hay un diagnostico muy conocido en la industria, entre expertos y consultores, el gobierno de que Chile ha sido eficaz para lograr casi cien por ciento de electrificación. Solo nos comparamos con Costa Rica. Chile con su plan de electrificación rural desde los noventa, logró niveles de cobertura de país desarrollado. Lo que no hemos hecho es trabajar fuertemente para asegurar calidad y es por eso que decimos que tenemos 17 horas de interrupción promedio (cifras de 2014) . Y la buena causa es la distribución. Hay ciudades que tienen 30 horas de interrupción en el año, por lo tanto, claramente es tema de calidad.

Por eso que estamos a punto de terminar esa norma técnica donde seremos mas exigentes con las compañías. Vamos a pedir especialmente, por ejemplo, digitalizar nuestras redes, porque hoy nuestro sistema funciona a ciegas y no permite gestionarlo. Digitalizar, transformarla en redes inteligentes, es una necesidad y esto no es por la tecnología, sino porque permitirá mejor desempeño de calidad en nuestro sistema.

Revista Energía

Grace Keller

Revista Energía

gkeller@revistaenergia.cl

 

Facebooktwitterlinkedin